Noticias

 

Sentencia por fraude migratorio para responsable Masacre RR's en EEUU

En  el Estado de California   el pasado  10 de febrero de 2014,   fue condenado a diez años de Prisión, por fraude migratorio, el ex  Kaibil  Jorge Vinicio Sosa Orantes;  este oficial de 27 años en 1985 cuando solicitó asilo a Estados Unidos de Norte América con orgullo e ímpetu  describió sus hazañas de combate en dicha solicitud. Dijo que había servido como instructor en los comandos de elite conocidos como "kaibiles" y como "oficial de mando" en  el sangriento conflicto armado en Guatemala”.  Pero, a pesar de este orgullo expresado, se le “olvidó” explicar que había sido parte del  grupo de choque que   fueron los que exterminaron y  borraron del mapa cartográfico la comunidad de Dos Erres en diciembre de 1982, así mismo  que violaron sexualmente  a las mujeres, asesinaron, torturaron  a los parcelarios de dicha comunidad, sin importar  edad y situaciones de mas vulnerabilidad. Estos hechos son conocidos por el mundo entero,   como atroces, deleznables y  reprochables a la humanidad, denominados  “Masacre de Dos Erres”.  En   Guatemala   ya existen dos  sentencias condenatorias firmes en contra de otros cuatro miembros  de la patrulla Kaibil  (a la cual pertenecía Sosa Orante)  e iniciado el proceso contra el General Efraín Ríos Montt, jefe de Estado en esa época.
De esa cuenta resulta importante manifestar que puede ser solo el inicio de la búsqueda de justicia que el señor  Sosa Orantes, responsable  de una de las masacres más sanguinarias cometidas en Guatemala,    sea condenado  en un país extranjero  y que se utilizaron los hechos de la masacre única y exclusivamente para demostrar el fraude migratorio y no así  la participación  en el  mismo; estamos a la espera de su extradición a Guatemala para que fuera juzgado por los hechos de la masacre  en Dos Erres.
Dentro  de la masacre de  Dos Erres fueron raptados  niños, educados por los mismo militares,  uno de ellos Oscar Alfredo  Ramírez: Pasó 14 años con estatus migratorio irregular  viviendo cerca de Boston, trabajando en dos empleos de tiempo completo para mantener a cuatro hijos. Su madre y ocho hermanos murieron en la masacre, pero Ramírez, con apenas tres años, fue raptado por un comando y criado por la familia del oficial. Las autoridades estadounidenses recientemente otorgaron asilo a Ramírez porque es una prueba viviente de la matanza. Declaró  en  contra de  Sosa en el juicio,   así mismo   después de treinta años pudo conocer a su  verdadero padre Tranquilino Castañeda, quien desconocía que  Alfredito como él  le llamaba existiera.  Después de más de treinta años de desesperación anclada en el pasado y del dolor que asesinaron a su ocho hijos a y  su esposa,  pudieron reencontrarse y empezar una nueva vida. Tranquilino manifiesta: “ No para todos es igual, para nosotros es diferente lo que pasó, ….  mataron a toda mi familia”.

 

<< Volver a la página anterior